> Derecho a la vida > Rutas

Ruta Canaria

La ruta de acceso a las Islas Canarias cobra relevancia en los últimos meses, reviviendo una realidad similar a la conocida en 2006. Pese a que es la que mayor mortalidad presenta, es cada vez más transitada: las personas asumen su peligrosidad ante la militarización de las rutas mediterráneas.

Hay quienes navegan desde las playas de Tan-tan y Tarfaya a bordo de barcas medianas, mientras que otros se embarcan en una travesía continental desde Mauritania, Senegal o incluso Gambia en cayucos de grandes dimensiones. Las comunidades en movimiento abordan un océano con mayores peligros donde el riesgo de perder el rumbo, las dificultades meteorológicas y las largas travesías son peligros presentes.

ÚLTIMAS TRAGEDIAS OCURRIDAS EN Ruta Canaria

ÚLTIMOS DATOS

Año 2022
736

Personas
desaparecidas

64

Personas
muertas

HISTÓRICO DE LA ZONA

2006

Crisis de los cayucos

La militarización de las fronteras terrestres en Ceuta y Melilla llevó a que la ruta Canaria fuese utilizada por más personas que en años anteriores, batiéndose récords en muertes y desapariciones.

2007-2010

Militarización

El Estado español firma varios acuerdos para permitir las deportaciones de ciudadanos senegaleses y mauritanos, además de impulsar el proceso de externalización de fronteras a través de la Ayuda Oficial al Desarrollo. Fuerzas policiales españolas empezaron a estar presentes en los puertos de Mauritania y Senegal.

2011-2017

"Cierre temporal"

En 2011 el Ministro del Interior Fernández Díaz asegura que la ruta atlántica "se ha cerrado". Una progresiva disminución del movimiento marcará estos años.

2018-2020

Protagonismo revivido

La militarización y el alto nivel de violencia que padecen las personas subsaharianas en las rutas del Norte, les obliga a optar por la ruta Canaria, pese a los peligros conocidos y el alto nivel de mortalidad.

INFORMES

Consulta y descarga los informes elaborados desde nuestro colectivo. Hazte eco de la construcción de pensamiento y los saberes migrantes generados en el corazón de las fronteras.