La falsa esperanza de encontrar a Mariam

Al desaparecer en una patera junto a todos sus compañeros, Mariam dejará un profundo vacío en el corazón de su marido. Este, víctima de los oscuros intereses que operan en las fronteras, mantendrá, inevitablemente, una falsa esperanza por encontrar a su mujer con vida.

LAS VÍCTIMAS

LOS HECHOS

El 27 de diciembre de 2018, el marido de Mariam Cissé nos contactó. Su mujer había cruzado el Estrecho en una patera a remos junto a doce personas. Aquel día, a las 12.26, él mismo nos reenvió un audio de otra entidad en el que se afirmaba: “Vuestros familiares viajaban en una embarcación. Acabamos de llamar a Salvamento Marítimo y nos han confirmado que el barco ha sido salvado y que ya se encuentran en España”. El marido de Mariam, tremendamente nervioso, quería creer que su mujer seguía con vida, pese a que ni ella ni ninguno de sus compañeros de patera había dado señales.

La embarcación de Mariam nunca alertó a nuestros teléfonos, sino que familiares de varios miembros a bordo nos contactaron posteriormente. Desde el Colectivo iniciamos una búsqueda a lo largo del litoral español para confirmar si, efectivamente, habían sido rescatadas. De manera simultánea, investigábamos el paradero de diez personas que también habían arriesgado su vida en una patera de juguete.

Las familias

El 28 de diciembre, la investigación daba sus frutos: la información de la entidad era falsa, Mariam y sus compañeros nunca llegaron a ser rescatados. Al día siguiente, la segunda patera en búsqueda era encontrada por las autoridades marroquíes con cinco muertos y cinco supervivientes. Malos presagios para el marido de Mariam Cissé.

No obstante, la entidad mencionada siguió difundiendo información entre las comunidades migrantes que seguía sin ser cierta. Aseguraba la llegada a España de las dos embarcaciones y excusaba que los supervivientes no hubieran dado señales de vida en que se encontraban bajo custodia policial. Al marido de Mariam le resultaba imposible creerles: su mujer habría hecho todo lo posible por ponerse en contacto con él.
Por nuestro lado, ante las informaciones oficiales sobre ambas zodiacs, iniciamos otra búsqueda en las morgues de las ciudades marroquíes de Tánger, Castillejos y Tetuán. Ni rastro de cuerpos pertenecientes a la embarcación de Mariam Cissé.

Durante enero, el marido de la joven seguía recibiendo bulos que mantenían en vilo su esperanza: “Os ha pasado alguna vez que un barco pueda encontrar unos naúfragos y que los tenga tiempo con ellos sin informar a nadie?”, “¡Me han dicho que Mariam está en Melilla! ¿podéis verificar allí por favor?”, nos reclamaba. El 12 de enero recibió la foto de un cuerpo inerte en una playa gaditana, asegurándole que era una víctima de la patera en la que se encontraba Mariam. Efectivamente, varios cuerpos habían llegado a la costa española en esos días, pero nadie podía asegurar la embarcación a la que pertenecían. De tal forma, enviamos la fotografía de Mariam Cissé y otros desaparecidos a las autoridades españolas para verificar si pudieran ser ellos. Ninguna vinculación pudo ser demostrada.

Con motivo del reclamado Día de las Víctimas de las Fronteras, 6 de febrero, aniversario de la tragedia de Tarajal, el marido de Mariam participó en una producción audiovisual del Colectivo que pretendía un homenaje a todas ellas. Y es que, a día de hoy, Mariam Cissé sigue desaparecida mientras su pareja se aferra a su recuerdo para mantener viva su memoria.

MÁS INFORMACIÓN